¿Qué es punto muerto?

¿Qué es punto muerto?

Autor: club.autodoc.es

Circular sin riesgos pasa por prestarle una total atención a todo lo que sucede a nuestro alrededor. Por lo tanto, es nuestra vista el sentido más valioso del que disponemos cuando nos encontramos al volante de nuestro coche.

Pero, ¿qué ocurre hay una parte que no vemos? Esto es un ángulo muerto.

Aunque disponemos de varios instrumentos que nos permiten verlo casi todo alrededor del vehículo, como el espejo interior o los retrovisores, es prácticamente imposible poder verlo. Por eso, debemos saber qué es un ángulo muerto para poder evitarlo.

Actualmente, muchos modelos han implementado sistemas para reducir el problema del ángulo muerto del coche, por ejemplo, puede instalarse un detector ángulo muerto o un sensor de ángulo muerto, cámaras de visión periférica, etc. Vamos a considerar todas las posibilidades para evitar este problema.

¿QUÉ ES EL ÁNGULO MUERTO DEL COCHE?

El ángulo muerto puede definirse cómo la parte del automóvil que el conductor no puede ver directamente con sus propios ojos o a través del espejo retrovisor. La amplitud de este ángulo muerto del coche depende de la colocación de los retrovisores y del tamaño del vehículo.

Así, el ángulo muerto es mucho más grande en vehículos de gran tamaño, como autobuses, camiones, pero no deja de ser un problema en vehículos de menor tamaño, como turismos o motocicletas. Sea cual sea el vehículo, es importante ser conscientes de que el problema ocurre y de cómo solucionarlo.

Como veremos más adelante, estos dispositivos de seguridad activa permiten detectar obstáculos o vehículos situados en estos puntos muertos. Pero, ¿qué es seguridad activa y pasiva? Esto se refiere a cómo funcionan los dispositivos de seguridad, sea a nivel de prevención o de solución del problema.

¿DÓNDE ESTÁ EL ÁNGULO MUERTO DE CADA TIPO DE VEHÍCULO?

Como hemos comentado, los vehículos grandes, como autobuses, camiones o furgonetas, tienen los ángulos muertos más amplios.

Esa es la razón por la que se debe ser consciente de dónde está el ángulo muerto de un vehículo determinado cuando pretendemos adelantar o circular cerca de ellos:

  • Parte trasera. Estos vehículos grandes no llevan un retrovisor interior que les permita poder ver qué ocurre en su parte trasera. Por ello, este es un ángulo muerto de casi todos los vehículos de este tipo. Actualmente, algunos llevan cámaras de visión trasera para solucionarlo.
  • Espejo retrovisor. El ángulo muerto del retrovisor puede ser también un gran problema: si circulamos con una moto o una bicicleta al lado de una furgoneta o autobús urbano dentro del ángulo muerto retrovisor es posible que su conductor no pueda vernos, con el riesgo que ello conlleva cuando este realice una maniobra. Es muy importante ser consciente de este ángulo muerto de los vehículos de gran tamaño cuando vayamos a adelantar o circulemos cerca.

En coches, aunque los ángulos muertos son más reducidos, también están presentes. Los ángulos muertos de un coche son los de los espejos retrovisores y los de laterales. Estos últimos son consecuencia de la posición de los pilares A, B y C.

¿CÓMO REDUCIR LOS RIESGOS DE UN ÁNGULO MUERTO DEL COCHE?

Las soluciones para estos problemas de ángulo muerto del coche son las cámaras de visión periférica, que tienen un ángulo de visión de 360 grados o lo sensores de ángulo muerto, que sirven para detectar obstáculos que se encuentren dentro del ángulo muerto antes de realizar una maniobra.

Además de utilizar uno de estos dispositivos, un sensor de ángulo muerto o una cámara de visión periférica, hay otras recomendaciones que debemos seguir para mejorar la detección de ángulo muerto y minimizar posibles riesgos:

  • Procurar un buena colocación de los espejos y del asiento. El ajuste de los espejos, según la DGT, debe realizarse con el coche detenido sobre una superficie llana. El conductor debe sentarse en su posición habitual. Empezando por ajuste adecuado, conseguiremos reducir el ángulo muerto del retrovisor al máximo posible.

  • Orientar los retrovisores correctamente. Estos se colocan de manera que permiten ver solo un mínimo de la parte trasera del vehículo, para abarcar en el campo de visión el máximo espacio alrededor del coche. Así, mantenemos un punto de referencia del coche a la vez que disponemos de la máxima información visual posible de lo que sucede en el espacio de los laterales traseros.
  • Colocar bien el retrovisor interior. Su posición ideal es aquella en la que permite observar todo lo que se ve a través de la luna trasera.

Ahora que somos conscientes de la posición de los ángulos muertos de los distintos tipos de vehículos, también podemos adoptar ciertas medidas preventivas para evitar incidentes relacionados con la falta de visibilidad, por ejemplo:

  • Señalización de las maniobras. Es siempre recomendable indicar cualquier maniobra que realicemos de manera oportuna y utilizando todos los medios disponibles para que sea recibida de la manera más efectiva posible. Esto puede salvarnos de sufrir un accidente.
  • Precaución al maniobrar. Sobre todo en adelantamientos y cambios de carril, pues si realizamos estas maniobras dentro del ángulo muerto de un coche corremos más riesgo.
  • Cambiar la posición del cuerpo. Se puede reducir el ángulo muerto echándonos hacia delante, mirando por el rabillo del ojo o girando ligeramente la cabeza. Esto resulta especialmente útil para evitar incidentes antes de maniobrar o cuando circulamos al lado de otro vehículo.
  • Saber dónde están los ángulos muertos. Como hemos dicho antes, es muy recomendable saber dónde se encuentran los ángulos muertos de los distintos tipos de vehículos. Los motoristas y ciclistas deben ser conscientes de ellos, pues son los menos visibles y más vulnerables a un accidente, por lo tanto, los que más riesgo corren por los ángulos muertos.

SOLUCIONES TECNOLÓGICAS PARA EVITAR EL ÁNGULO MUERTO DEL COCHE

Hemos mencionado brevemente las cámaras de visión periférica y el sensor de ángulo muerto, que permite la detección de ángulo muerto de manera efectiva. Actualmente, muchos fabricantes ofrecen instalar estos sistemas de detección de ángulos muertos como opción al comprar un coche.

Pero, si nuestro vehículo no lo lleva, siempre tenemos la posibilidad de adoptar una de las soluciones disponibles en el mercado para solucionar este problema:

  • Cámaras de visión 360. Fáciles de instalar y efectivas, permiten ver y grabar lo que sucede alrededor del vehículo, incluyendo las zonas ciegas. Estos kits de cámara pueden encontrarse con precios que van desde los 100€ a los 500€, según fabricante y características.

  • Sensor de ángulo muerto. Muchos de estos sistemas se pueden comprar en un kit, que incluye los sensores de ángulo muerto, la instalación o lo necesario para instalarlos. Avisan de la proximidad de los otros vehículos u obstáculos mediante señales auditivas y visuales. Los sensores son fáciles de instalar ocultos en el parachoques, por lo que no hay que realizar modificaciones importantes en el vehículo. Un kit con sensores de este tipo puede rondar los 100€-350€, según fabricante y tipo de instalación.
  • Sistema propietarios. Existen varias marcas que ofrecen de serie sistemas de detección con funciones adicionales, como actuar sobre los frenos o los indicadores visuales en los retrovisores. Son propios de vehículos de gama alta y es posible que le interesen por sus características. Aquí se pueden citar el Blind-spot Collision Warning (BCW) de los automóviles Hyundai o el Blind Spot Information System (BLIS) propio de los automóviles Volvo. El coste de estos sistemas puede ser bastante elevado (sobre 500€).

Los sistemas de seguridad no han dejado de mejorar, por ejemplo, los sistemas de detección de ángulo muerto, los airbags, los sistemas de detección de cansancio, sistemas para evitar el aquaplanning… ¡Todas las aportaciones tecnológicas para mejorar la seguridad son siempre bienvenidas!

Comparte esta nota